sábado, 28 de febrero de 2015

RELATO "EL AMOR DE MI VIDA"

EL AMOR DE MI VIDA

Le tendió una rosa. Era de un color precioso, intenso, de una profunda fragancia. No hacía falta acercarla mucho al rostro para percibir su delicioso aroma.

"Perdóname", le pidió.

Se encontró con un muro de silencio.

"Eres el amor de mi vida", insistió.

Ella no respondió. Miró la flor con expresión ausente, triste. Aún quedaban trazas de los últimos golpes que le había dedicado. Pero, como siempre, había sido culpa suya. A fin de cuentas, él era un hombre, y ella no era nadie para llevarle la contraria, ni siquiera para expresar su opinión.


Ella no podía tener pensamiento, siquiera.

Él debía ser su mundo y su vida.

Ella le miró con aquellos intensos ojos oscuros. Eran grandes como lunas y, una vez más, volvió a sentirse perdido en la inmensidad de su belleza.

"No", fue su lacónica respuesta.

Fue como recibir una bofetada silenciosa en el rostro. Parpadeó un par de veces, completamente incrédulo.

"¿No? ¿Qué quieres decir con no?", pregunó, furioso.

"Te dejo", fue lo último que pudo articular antes de que comenzara a golpearla con cruel violencia hasta que no quedó de ella más que un amasijo de carne sanguinolento sobre el sucio suelo.


Se quedó sentado junto al cadáver mientras llamaba a la policía y lo confesaba todo. Escuchó las sirenas taladrando el silencio de la noche mientras se iban aproximando.

Observó el ramo de rosas, desparramado por el suelo.

Súbitamente, se había marchitado, oscureciéndose y perdiendo toda su belleza por completo. Lo único que resaltaban sobre los pétalos eran las salpicaduras de sangre que la mancillaban.

Ya no era tan bella.

Ya no podría llamarla "el amor de mi vida"...




© Copyright 2015 Javier LOBO.Todos los derechos reservados.