sábado, 28 de febrero de 2015

RELATO "EL AMOR DE MI VIDA"

EL AMOR DE MI VIDA

Le tendió una rosa. Era de un color precioso, intenso, de una profunda fragancia. No hacía falta acercarla mucho al rostro para percibir su delicioso aroma.

"Perdóname", le pidió.

Se encontró con un muro de silencio.

"Eres el amor de mi vida", insistió.

Ella no respondió. Miró la flor con expresión ausente, triste. Aún quedaban trazas de los últimos golpes que le había dedicado. Pero, como siempre, había sido culpa suya. A fin de cuentas, él era un hombre, y ella no era nadie para llevarle la contraria, ni siquiera para expresar su opinión.


Ella no podía tener pensamiento, siquiera.

Él debía ser su mundo y su vida.

Ella le miró con aquellos intensos ojos oscuros. Eran grandes como lunas y, una vez más, volvió a sentirse perdido en la inmensidad de su belleza.

"No", fue su lacónica respuesta.

Fue como recibir una bofetada silenciosa en el rostro. Parpadeó un par de veces, completamente incrédulo.

"¿No? ¿Qué quieres decir con no?", pregunó, furioso.

"Te dejo", fue lo último que pudo articular antes de que comenzara a golpearla con cruel violencia hasta que no quedó de ella más que un amasijo de carne sanguinolento sobre el sucio suelo.


Se quedó sentado junto al cadáver mientras llamaba a la policía y lo confesaba todo. Escuchó las sirenas taladrando el silencio de la noche mientras se iban aproximando.

Observó el ramo de rosas, desparramado por el suelo.

Súbitamente, se había marchitado, oscureciéndose y perdiendo toda su belleza por completo. Lo único que resaltaban sobre los pétalos eran las salpicaduras de sangre que la mancillaban.

Ya no era tan bella.

Ya no podría llamarla "el amor de mi vida"...




© Copyright 2015 Javier LOBO.Todos los derechos reservados.

14 comentarios:

  1. Muy duro. Agobiante en el ritmo y la expresión. Me gusta. Pero yo sustituiría la foto de la mano ensangrentada por una n la que no salsaliese carne.

    ResponderEliminar
  2. Abrazar al amor con la muerte encanada a la flor de la vida es un sacrilegio hacia la voluntad del corazón.
    Este relato es muy bello en su trasfondo y al mismo tiempo tan crudo como la realidad de muchas personas que a menudo viven asustadas bajo las luces de sus opresores sentimentales.
    Una lacra para la sociedad que no debe tener la más mínima oportunidad de expresión.

    ResponderEliminar
  3. Abrazar al amor con la muerte encanada a la flor de la vida es un sacrilegio hacia la voluntad del corazón.
    Este relato es muy bello en su trasfondo y al mismo tiempo tan crudo como la realidad de muchas personas que a menudo viven asustadas bajo las luces de sus opresores sentimentales.
    Una lacra para la sociedad que no debe tener la más mínima oportunidad de expresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había leído. Qué duro. . . Me dejas con ganas de saber

      Eliminar
  4. Increíble que esto pase todos los días..Muy bueno, Javier

    ResponderEliminar
  5. Tristemente cierto.
    Un Amor incondicional y ciego, que quisiera verlo todo bello. Y al darse cuenta de la realidad, es demasiado tarde....

    ResponderEliminar
  6. Tristemente cierto.
    Un amor ciego, que prentende ver todo bello.
    Y al mirar la realidad, es demasiado tarde...

    ResponderEliminar
  7. Duro. .Muy duro...y lo tienes que ver en la realidad. .. pero el relato es muy bueno y bien explicado

    ResponderEliminar
  8. Duro. .Muy duro...y lo tienes que ver en la realidad. .. pero el relato es muy bueno y bien explicado

    ResponderEliminar
  9. Creí haberlo leído, pero no... Es un genial relato que enmarca la cruda realidad.... Besos Javier!!!

    ResponderEliminar
  10. Un relato muy duro pero que transmite muchas cosas. Una de ellas por desgracia, es la cruda realidad que refleja y critica, una que debería haber cambiado hace ya mucho tiempo. Es increíble ver como siguen sucediendo estas barbaridades. Stop a cualquier tipo de violencia, sea física o psicológica, da lo mismo ; )

    ResponderEliminar
  11. Me quedo de piedra, desangelada...Solo puedo decir alto y claro: ¡basta! Y solo espero que el Estado se responsabilice y haga jurídica y legislativamente el máximo posible, que se ayude plenamente a las víctimas ofreciéndoles completa protección y base económica de autosuficiencia hasta que salgan adelante con un trabajo, cuerpos y fuerzas de seguridad alertas y altamente operativos, solidaridad ciudadana, educación desde la base, información a los niños y jóvenes, servicios legales de todo tipo para las mujeres en riesgo y maltratadas, endurecimiento de las penas...será poco si entre todos no colaboramos.
    El relato es duro pero da conciencia, alza la voz contra los maltratadores. Gracias, de corazón, Javier

    ResponderEliminar
  12. Un relato muy duro, descarnado, pero que no hace sino describir una realidad dolorosamente presente en nuestras vidas. Ojalá esto no fuera más que ficción, solo un relato muy bien escrito basado en meras imaginaciones...

    Me ha gustado mucho y me parece bien, incluso necesario, que se escriban este tipo de historias (yo misma he escrito alguna) porque contribuyen a la concienciación.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Muy fuerte historia y muy real...sin duda nos dejamos arrastras y actuamos por la frustración.

    ResponderEliminar